lunes, 18 de marzo de 2013

El periodismo digital

El “ciberperiodismo” es un término acuñado por Ramón Salaverría (2005) quien lo define como “el periodismo que utiliza el ciberespacio para investigar, producir y, sobre todo, difundir contenidos periodísticos con características propias”. El uso de un soporte distinto (la pantalla en lugar del papel) para leer es un tema habitual de discusión entre los defensores y detractores de uno y otro medio, pero Salaverría va más allá al plantear que no sólo la lectura, sino también la escritura es diferente si está dirigida para su publicación en un periódico impreso o en uno digital. El soporte digital tiene, entre otras características, la usabilidad que es clave para redactar y presentar contenidos digitales. También es importante la técnica de seguimiento del movimiento del ojo (lo que en inglés se denomina eyetracking) porque los usuarios no prestan la misma atención a un área u otra de la pantalla, sino que frecuentemente leen sólo lo que ocupa la parte superior de la misma y no bajan por la página (hacen scrolling). Ello bastaría para justificar el emplazamiento de ciertos objetos (por ejemplo, publicitarios) en las áreas que captan la atención preferente del usuario de los espacios digitales.

Por otra parte, sigue siendo mayoritaria la recomendación de estilos lineales para narrar las noticias en los periódicos digitales.  El medio digital no sólo responde a criterios tecnológicos (soporte digital, interactividad), sino que responde a criterios comunicativos (retroalimentación), criterios sociológicos (participación), criterios de lenguaje (narrativa digital), etc. El hecho de difundir un medio a través de un soporte tecnológico digital no lo convierte automáticamente en un medio digital. Esta situación se hace evidente con los contenidos de la televisión digital o de un periódico en formato PDF. En ocasiones confundimos medios digitales con medios “digitalizados”.

Por todas estas razones, los manuales de estilo del periodismo digital continúan refiriéndose a la pirámide invertida como un sistema adecuado para la redacción en la web. Los lectores no tienen tiempo para leer en profundidad, quieren saber lo esencial de la historia, por lo que los contenidos se deben presentar teniendo en cuenta el nuevo entorno digital. Si los lectores no satisfacen rápidamente su necesidad de información, abandonarán la lectura sin pasar de la zona superior de un artículo. Sólo los muy interesados bajarán por la página y llegarán a la base de la pirámide, donde están todos los detalles de la historia.

Fuente:

Salaverría Aliaga, R. (2005). Redacción periodística en internet. Pamplona: EUNSA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada