martes, 8 de mayo de 2012

Hasta mi tatuaje vibra al saber que me llamas...

Esta frase tan cursi, que bien podría ser el inicio de un diálogo entre dos personajes de un culebrón televisivo de produccción venezolana, es sólo una nueva aplicación que Nokia, el gigante finés de la comunicación por medio del teléfono móvil, intenta llevar a buen puerto en un plazo relativamente corto.

Según la información publicada el pasado 21 de marzo en el periódico digital Business Insider haciéndose eco de la noticia publicada en http://www.newser.com/story/142334/pick-up-your-phone-your-tattoo-is-vibrating.html#ixzz1uCXpdmrL, Nokia puede estar desarrollando un prototipo de teléfono móvil que hará vibrar cualquier tatuaje corporal cada vez que se reciba una llamada en el dispositivo móvil.

La compañía, que ha iniciado el contacto con la Oficina de Patentes de Estados Unidos, asegura que el sonido del teléfono se puede recibir como una vibración en un tatuaje, pegatina o material ferromagnético, rociado por medio de spray en la piel o colocado en una uña del dedo. Estas vibraciones nos avisarían de un sinfín de situaciones. Por ejemplo, si tenemos la batería baja, si recibimos un mensaje de texto o una llamada o si salta la alerta de la agenda.

De aquí al control total del individuo que propugnaba el Gran Hermano de George Orwell en la novela "1984" no queda mucho. Este tipo de marcaje ferromagnético en la piel podría también ser usado como identificador personal -como una especie de huella electromagnética- legible por ordenador. Yendo más adelante en el futuro cibernético que nos aguarda a la vuelta de la esquina, nos facilitaría el acceso personalizado al ordenador, al cajero automático, al fichaje en la oficina, etc. Incluso, sin ir más lejos, también sería una buena forma de marcar a los inmigrantes sin papeles para asegurarnos de que no traspasan las fronteras de este maravilloso y solidario mundo. Y algunos personajes populares por el número de tatuajes con que han adornado su cuerpo (véase Beckham o Guti, por citar sólo dos ejemplos bien conocidos) no tendrían problema alguno en recibir estos avisos.

Cuanto más lo pienso, más ventajas le encuentro a esta innovación de Nokia. Ni niños, ni viejos, ni la familia podrían pretextar el habitual "lo siento, no he oído el móvil cuando me has llamado".


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada